Nuestra formación como comunicadores internos debe ser integral y constante

gabriel_patrizzi
Gabriel Patrizzi   (Venezuela) Ponencia: “La empresa del futuro y la cultura colaborativa”

En esta oportunidad voy a abordar un tema que siempre es importante tener presente -como estudiantes o profesionales de la Comunicación- para ofrecer una visión integral, soluciones efectivas y un abordaje sistémico en las organizaciones, donde el diálogo así como el relacionamiento fluido, con sentido y orientaciones claras, son fundamentales.

Hablo de la formación base y continua que debemos tener, esa que en la actualidad va mas allá de las estructuras académicas formales (necesarias en los diversos niveles) y se traslada a espacios tanto online como offline de networking, colaboración y conocimiento compartido; el Congreso Iberoamericano de Comunicación Interna, es una iniciativa en la que tendremos la oportunidad de aprovechar varias de estas acciones

Los cambios constantes que se viven en la sociedad y los negocios en contextos hiperconectados ¡sin fronteras! demandan más que titulaciones (insisto: necesarias), una actualización constante, actualización que podemos lograr en colectivo o de forma individual (autodidacta) si tenemos conocimientos funcionales (más que técnicos) para sacarle el mayor provecho a las Tecnologías de Información (TI), si dominamos más de un idioma para participar/conocer experiencias globales y si ponemos en práctica la inteligencia intercultural para conectar/relacionarnos con diversas nacionalidades.

Esas competencias tecnológicas, idiomáticas y culturales también nos servirán para comprender y actuar en las organizaciones de hoy: plurales, globales, democráticas y flexibles.

Así como los médicos se gradúan, estudian, ejercen y se actualizan casi a diario porque surgen nuevas patologías o remedios ante flagelos de larga data; los comunicadores debemos asumir nuestro desarrollo profesional de la misma manera. Un alumno me preguntaba una vez “¿Entonces debemos pasar toda la vida en un salón de clases?“. Mi respuesta fue: “no necesariamente, pero sí debemos mantenernos al día con las nuevas tecnologías, tendencias, buenas prácticas, experiencias y aprendizajes, para luego transformar ese conocimiento en competencias y acciones efectivas en los casos que nos toque resolver, afrontar o proponer”.

Las soluciones, conflictos y escenarios en las empresas e instituciones de todo el mundo (no solo en Iberoamérica) comprenden estadios sociales, donde el abordaje desde la Psicología, Antropología, Sociología, Biología y hasta Filosofía es necesario. “¿Debemos estudiar todo esto?” volvería a preguntarme mi alumno (me imagino su cara: diciéndome “éste se volvió loco”), a lo que le respondería: mientras más nos hayamos preparado en cada una de estas disciplinas más herramientas tendremos.

cv
Actualizar los conocimientos es fundamental para nuestra formación como comunicadores internos.

Una de las críticas que históricamente sufrimos quienes trabajamos en Comunicación es que no aportamos al negocio y que representamos un gasto continuo; un mito totalmente falso, pero que solo desmontamos en la medida que apliquemos inteligencia de negocio a nuestros planes/estrategias/acciones, cuando logremos unir las palabras con los números, números positivos para las finanzas de las organizaciones. Por lo tanto, debemos formarnos en ciencias empresariales, para aportar desde nuestra área de competencia a la rentabilidad corporativa.

Con un comentario en el blog Reflexiones Comunicacionales una lectora me dijo una vez que era imposible mantener una formación tan amplia, porque -por ejemplo en su caso- la empresa donde trabajaba no estaba dispuesta a pagarle el postgrado u otros cursos. En esa oportunidad respondí, así siempre pensaré, que nosotros somos los responsables de nuestra formación y no es justo (para nosotros mismos) excusarnos en la falta de voluntad de otros para no crecer.

Es necesario que invirtamos en nuestro desarrollo y, si por razones coyunturales, no tenemos los recursos económicos hay opciones accesibles ¡busquemos! como Moocs, tutoriales online, webinars, cursos cortos que no requieren mucha inversión e -incluso- un plan propio de lectura especializada; solo se requiere visión, objetivos y propósitos claros para después accionar.

¡Manos a la obra!